Nuestra insignia

Logotipo Club

El círculo es la forma sin principio ni final, símbolo de la continuidad y de la sucesión del tiempo y de las cosas. Es también la forma con que se representa convencionalmente la esfera del balón de juego.

En su interior, un isotipo que remite a tres figuras humanas en movimiento. Representan el dinamismo y la acción de la actividad física y práctica del deporte. Subraya también que lo importante del club son las personas que lo forman, especialmente los jugadores y jugadoras.

Tanto en el círculo como en las figuras, se utilizan los colores Rojo, Verde y Azul, los colores primarios, los colores básicos a partir de los que se forman el resto de tonos de la paleta de color. Simboliza el carácter del club como espacio básico de la formación de jugadores/as a partir del cual cada uno podrá desarrollar sus habilidades y capacidades y encontrar la motivación personal para la práctica de este deporte.

Logotipo Competición

El Club utiliza también la imagen de un águila como elemento de identidad: en las camisetas de juego, en las de entrenamiento y el resto de material corporativo.

Cuando arrancó la nueva etapa del club pensamos en utilizar la figura de un animal como elemento identificador e incluso como logotipo, pero más allá de las habituales cigüeñas (que además representan a otros clubes de la Comunidad de Madrid), perros, gatos o toros, no dimos con uno que pudiera representarnos de forma integral. Por eso decidimos complementar la identidad global del Club con un elemento de identidad para los equipos de competición. De esta forma, sólo las equipaciones de Baloncesto Federado llevan la imagen del águila.

El grafismo del águila procede originalmente de una versión simplificada de un tatuaje polinesio del águila Te Hokioi volando sobre el mar en pleno día. Este tatuaje de la cultura maorí representa (en la versión completa y original que podéis ver aquí) “la fuerza y la libertad, y el sol como un símbolo de la eternidad y la gloria. Por esta razón, su combinación invoca el concepto de la supremacía. Korus (espirales geométricas) y las olas se utilizan para indicar la cola y las alas y simbolizar el renacimiento y el dinamismo”.

Pero también nos dimos cuenta en seguida que si algo caracteriza Alcalá de Henares es su origen romano. Nuestra ciudad, Patrimonio de la Humanidad tiene sus raíces en la milenaria Complutum. Y Roma no hubiera sido la fundadora de nuestra ciudad sin sus Legiones y las Legiones no serían lo que fueron sin el "signum" o "vexillum" : generalmente, un águila. De hecho, a las legiones romanas se las conocía como "las águilas"

¿Cómo llegó un águila mitológica maorí a ser uno de los emblemas distintivos del Club representando el origen histórico de nuestra ciudad? Sin duda, por azar. Por azar y por trabajo, claro. Desde el principio pensábamos en utilizar la figura de un animal y también muy pronto pensamos en la idea de un “tatuaje” por una triple razón: porque entonces era “tendencia”, porque era tendencia entre gente joven y, en tercer lugar, porque nos gustaba la idea del “tatoo” como una “segunda piel”. Eso nos llevó a buscar en la historia y en los orígenes del tatuaje, es decir, en la cultura polinesia. Y allí encontramos, por ejemplo, que la propia palabra “tatau” de la que deriva “tatú” o “tatuaje” es una expresión que significa “aquello en lo más profundo del hombre”. Luego vimos varios tatuajes originarios de la zona y descartados los peces, las serpientes, los ornitorrincos y otra fauna local, nos encantó el águila Te Hokioi y su significado. Y así fue como el mito de un águila de la polinesia terminó en las camisetas de un club de Alcalá de Henares representando su pasado romano.

Por último, tampoco veíamos mal la iconografía del águila para un Club de Baloncesto. Halcones y águilas son elementos habituales en equipos NBA, NCAA, la D-League y en muchos equipos de high-school norteamericanos y, por supuesto, también en España. Anecdóticamente, de hecho, encontramos en nuestra investigación que, en sus orígenes, actuales clubes ACB como el Bilbao Basket se llamaron, allá a finales de los años 50, Club de Baloncesto Águilas.